- "El niño que jugaba inocentemente con una cámara Kodak Brownie me agradece por los sueños que perseguí y me reclama por los proyectos que faltan. Me dice, en últimas, que no lo abandone como a una foto vieja y polvorienta en un álbum familiar".